jueves, 29 de abril de 2010

Ni con Dios ni con el diablo

- Cuidado, no te pronuncies a favor de nadie.
- Hay que tener prudencia, ni con el uno ni con el otro.
- Escucha nomás y no te comprometas.
Estamos rodeados de consejos "prudentes", que en el fondo nos animan a no tomar partido por nada ni por nadie. Se ha hecho ya algo usual el "no poner las manos al fuego por nadie", lo dicen tranquilamente los padres acerca de sus hijos, lo dicen los jefes de sus subordinados y viceversa también. Pareciera que nadie se juega por nada ni por nadie. Quizá también los que dicen que se aman dicen lo mismo o lo piensan en sus adentros... ¿Qué existe detrás de todo esto? Quizá una especie de amargura al ver que "todos" nos fallan, al ver que "nadie" es bueno de verdad, quizá es la triste constatación de que "en nadie se puede confiar" Quizá sea eso lo más "prudente" hoy en día, los más "inteligente", quizá es el resultado de una idea fuerza en nuestro interior: Es imposible ser santo y bueno.
Pero a la vez experimentamos la necesidad de confiar, de confiar de verdad, de recurrir a un verdadero apoyo, de depositar nuestra esperanza en alguien que no defraude, en alguien sí dé la medida, nuestro interior reclama esa esperanza.
Cuánta necesidad tenemos de encontrar referentes de verdad, de bondad, de honestidad, de honradez, de integridad moral, de rectitud de corazón. Tenemos una radical necesidad de encontrar gente veraz y completa: Gente santa.
Muchas personas seguramente "se nos han caído" en determinadas circunstancias y nos hemos desalentado, nos hemos sentido engañados, defraudados, desilusionados y casi con ninguna gana de volver a creer y esperar.
Pero nuestro corazón reclama una esperanza a pesar de todo. No podemos vivir sin esperanza. Es ahí cuando nos damos cuenta de que necesitamos santos de verdad, necesitamos referentes de integridad, de misericordia, de verdad y rectitud.
Estamos llamados, en cuanto bautizados, a ser santos, a ser referentes de una vida nueva y distinta en un mundo que se resiste a creer en que eso es posible y real. Es verdad que también hay "buenos" que se pervierten y que el demonio es astuto para hacer caer a quien debería ser santo, pero también teneos la responsabilidad de apostar por el bien y por la verdad aunque existan quienes ya no crean en todo ello.
Los que apuestan por la santidad apuestan por Dios con radicalidad confiados en el apoyo de su gracia y de su amistad. Oremos por la santidad de la Iglesia, por la vida plena de todos aquellos que estamos llamados a ser sal y luz en un mundo oscuro y desabrido.
Que apostemos decididamente por Jesucristo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Padre la gente que piensa que todas las personas son malas o que esconden algo y que por lo tanto no se debe confiar en nada ni nadie, me parece que se miran en su propio espejo,la vida nos da muchos golpes y a veces nos desaniman a seguir confiando pero creo ques es mas bello confiar en la gente que pasarse la vida desconfiando de todos y estar simpre a la defensiva.hay gente buena y santa en todo lugar claro que si. gracias Padre
Mk.

Anónimo dijo...

Padre, soy una seguidora de sus comentarios, es cierto, es muy dificil confiar en las personas, pero es cierto tambien que el alma y el corazón, anhela una esperanza, yo siermpre he creido que no hay persona mala, apesar de que he sentido de cerca la traición de personas que dijeron ser mis "mejores amigos",ellos me hicieron mucho daño, es cierto que me volví muy desconfiada, pero el tiempo sana el recentimiento, y se también que sin darme cuenta, ya tendré nuevos amigos en quien confiar.´
Dios lo bendiga padre.
paloma.

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Gracias Paloma, ánimo y que siga adelante esa sanación, porque creer en Jesucristo no significa ser misántropo sino creer también en las personas.
Dios te guarde.

Anónimo dijo...

Es cierto que la esperanza es lo ultimo que se pierde, pero mas cierto es trabajar para que eso se de.
En verdad su pagina transmite paz interna por el mensaje final acerca de Dios. Sin embargo, lo que dijo al principio, que debemos ser ´prudentes estoy totalmente de acuerdo. Dioses y demonios existen, ellos se alimentan de nuestras emociones lo cual es holocausto atractivo para ellos, algunos de amor otros de envidia etc..y en peores casos aceptan sacrificios donde la sangre deleita sus necesidades(como en el caso de los machos cabrios que se ofrecian en la antiguedad y que en muchos sitios recondidos aun se practican tales sacrificios incluso con humanos, revisen la historia) En mi caso he aprendido a convivir, con la realidad y no depender de nadie, eso me hizo mas fuerte, pues ahora entiendo que los debiles no duran.
Estos dioses, son seres compuestos por energia, una ciencia que el ser humano como mortal nunca podra alcanzar, solo cuando morimos, o en nuestros sueños a veces viajamos e intereactuamos con algunos de ellos y siempre tratan de apoderarse de nuetra energia. Debemos trabajar mas para desarrollarnos como energia y no invocar a nadie porque al hacerlo dependemos mas o nos sometemos bajo su tutela. Lo mas increible de todo esto, es que seres mortales como nosotros creamos a estos seres extradimensionales desde que tenemos uso de rason, y reforzamos nuestro apego por alguna doctrina o una estatua que poco a poco toma vida, toma el control y se apodera de nosotros, si supieramos canalizar nuestra energia seguramente podriamos llegar lejos, debemos trabajar mas en la concentracion y hallar esa energia, aprender a controlarla. El universo esta lleno de energia y esta en lucha constante por el poder donde el mas fuerte se alimenta de los debiles, revisen muchas peliculas de ciencia ficcion y de terror, es ahi donde claramente te diran que estan entre nosotros(el cuarto conacto,la noche del demonio,peliculas de barbie donde siempre hay hadas y los portales que se habren para que estos seres entren en contacto con las personas) pero tedras que ser muy fuerte y vencer el miedo para abrir los ojos asi como en la pelicula de "matrix" donde los robots viven de la energia del ser humano, somos solo experimento y alimento de ellos, se que muchos diran blasfemia, pues eso es lo que ellos quieren que pienses, actualmente las grandes potencias tienen servicios de inteligencia avanzada y ultrasecreta que esta controlado por estos seres y que hacen y dehacen los propositos de nuestra supervivencia, ellos saben cuando habra desastres, en el pasado se manifestaban abiertamente, ahora no pueden hacerlo porque mucha gente preparada y podrian descubrir sus debilidades. Y si hay un Dios en verdad, como me dijo un cristiano, el debe ser dios de dioses que lo ve todo, pero eso no lo libera de sus responsabilidades por las atrocidades que se cometieron y cometen aun en contra nuestra raza y para terminar Jesus es un ejemplo de admiracion que contradice el comportamiento de un verdadero ser supremo, siendo energia suprema se volvio mortal y al ser mortal el tuvo empatia y sintio el miedo que nosotros sentimos.

Anónimo dijo...

Hola anónimo.
Tu largo comentario destila en cada frase la mentalidad propia de un seguidor de la New Age (newager). Me sorprende tu repetida alusión a la "energía". Con todo, el talante de fondo de tu cosmovisión deja traslucir no poca soberbia, ya que te pones muy por encima de Dios mismo, dirían los modernos usuarios de la internet: "WOW"
Ojalá algún día conozcas la Verdad de Jesucristo, Dios y Hombre verdadero.
Shalom!

P. Israel, R.P.S.