domingo, 29 de junio de 2014

¿Una nueva herejía?



Hace algún tiempo “buceando” en internet me encontré con un artículo muy interesante, basado en una reflexión del P. Miguel de Bernabé y que alude a “La herejía sin nombre”. 

En este blog muchas veces he aludido a ciertos extravíos de algunos fieles católicos que, en materia de fe y conducta moral, muchas veces se alejan de la verdadera fe católica.

A mí me parece que sí existe una nueva herejía, y ésta tiene características muy definidas, que según veo son las siguientes:

- Dogmas a la carta. Es decir que el hereje moderno acepta unos dogmas y rechaza otros: Los que no le agradan.  Esta es una manera muy extendida de enfocar la fe.  Con frecuencia yo suelo escuchar a personas afirmar que ciertas definiciones solemnes de la Iglesia no les convencen, que prefieren unas y desechan otras.  Se cree, por ejemplo, en el amor misericordioso de Dios, pero no se cree en la mediación de La Iglesia para lograr el perdón de los pecados.  En materia moral, por ejemplo, se suele decir: "Soy católico, pero en este tema yo pienso distinto de La Iglesia".  Siendo así, el hereje moderno va configurando su propia fe según sus puntos de vista personales.  Sólo así se puede entender la existencia de agrupaciones tales como: “Católicos por el derecho a decidir” y otras parecidas.

- Creatividad dogmática “infalible”.  Son creativos según su conveniencia. Por ejemplo ya se ha inventado un “dogma” que se acepta sin dudar en muchos ambientes y que dice así: “Todas las religiones son iguales y tienen algo de verdad”.  A la vez ponen en duda, o niegan, que la fe católica sea la única totalmente revelada y la verdadera.  A esta creatividad dogmática se suma el hecho de realizar interpretaciones abusivas y arbitrarias de ciertos documentos de La Iglesia, por ejemplo yo he escuchado varias veces que ciertos líderes, laicos y clérigos, afirman que “El Concilio Vaticano II ha dicho esto y aquello…” cuando no es verdad.  Cuando no tiene una debida formación doctrinal y espiritual, el hereje moderno se convierte también en: “Ignóstico”, es decir: Ignorante de su propia fe.

- Esta vida es todo lo que tenemos y no existe otra vida.  Un cristianismo sin piso superior es, a la larga, un cristianismo sin Jesucristo, una ideología como otras, un proyecto humano, una invención de hombres, una moda, un sentimiento, pero nada más.  Por ello el hereje moderno afirma: “Aquí en esta tierra está el cielo y el infierno.  Aquí en esta vida todo se paga”.  “No existe el cielo, no existe el infierno”. “Quiero una fe que me ubique con los pies en la tierra más que con los ojos en el cielo”.  Si no existe el cielo ni el infierno, entonces nuestra fe es sólo una ideología y bien la podemos cambiar por otra cosa, la podemos cambiar según la moda que se lleva.  Cualquier persona que lee con detenimiento y honestidad el Evangelio se dará cuenta de que Jesucristo en cada página alude a estas dos realidades eternas: Cielo e Infierno.

- La conversión es “para el final”.  No pocas personas aplazan su conversión personal a Jesucristo “para el final”, para segundos antes de morir, posiblemente.  “Ahora no tengo tiempo para eso”.  Casi casi, se piensa que Dios y Sus cosas son no para la vida sino para el momento de morir.  Como que se cree que las cosas de la fe, de “la religión”, como le llaman, no dan para vivir ni para tener vida plena.  Incluso ciertos teólogos han inventado aquello de que "Dios nos concederá al morir la posibilidad de optar por la salvación o por la condena, al margen de cómo hayamos vivido".  Eso no existe.

- Cuánto más disimules tu fe, tanto mejor para ti.  Me sorprende la tremenda capacidad de mimetismo que desarrollan no pocos creyentes.  Es decir: Prefieren no aparecer diferentes, ni siquiera como creyentes y menos como católicos.  Por eso nos callamos, no hablamos de nuestra fe, nos quedamos mudos cuando debemos testimoniar nuestro amor a Jesucristo… Dejamos a Dios que se defienda solo… Total, ¿es Dios, no?  Nos camuflamos, nos disfrazamos, adquirimos el color, la forma o hasta el olor de lo que nos rodea.  Y siendo así… Nos mundanizamos, somos como la sal cuando pierde su sabor… ¿Con qué se la salará?  ¿El arte de muchos creyentes?  Mimetizarse.  Sólo como muestra: Me sorprende que gente muy creyente cuando se mete en las redes sociales muy pocas veces da a conocer su fe en Jesucristo, menos todavía su fidelidad a la Iglesia Católica.  A veces pienso que ahora también existen los: "Católicos caleta" (Católicos camuflados, disfrazados, mimetizados).

- Falso ecumenismo de lo católico con lo pagano.  Y por ello es que en la mente de quien se deja llevar por esta herejía tan sutil conviven ideas propias de un cristiano-católico con ideas y creencias propias de un pagano, de un no creyente.  Así se puede explicar porque en varios católicos coexisten creencias supersticiosas junto con puntos de fe bíblica; costumbres y tradiciones paganas (pre-incas, aztecas, mayas, hindúes, etc.) junto con algunos puntos de fe católica: Práctica de sacramentos, oración, etc. Se llega a unir lo puro con lo impuro, cosa que ya fustigaba San Pablo en sus cartas.  Pero al final lo pagano sale triunfando en la vida del hereje moderno y así quien comenzó en el espíritu termina en la carne.

- Fobia a una auténtica vida espiritual.  El hereje moderno no conoce la vida espiritual, suele afirmar que “eso” no es útil ni es necesario.  Tiene pavor a todo lo que pueda parecer místico y espiritual.  Le causa un tremendo miedo cuando ve que otro creyente –laico, clérigo o religioso- se mete en oración profunda y silenciosa, le parece una exageración, un gesto de fariseísmo.  El hereje moderno no logra ver la utilidad de la vida contemplativa, por ejemplo.  Valora más el “activismo” que la oración.  El hereje moderno detesta el silencio y el recogimiento.  Le parece escandaloso un creyente que tenga el valor de arrodillarse para orar.  “¿Oración? ¿Retiro de silencio?  Cosas del medioevo, eso ya no se usa”.  Muchas veces promueve una fe ruidosa, “dinámica”, “animada”, “alegre”, pero poco profunda, poco comprometida, poco centrada en una verdadera conversión interior.  Al final nos quedamos con un cristianismo sin Jesucristo...  Y eso, ¿sirve de algo?

-Amantes de la “Teología del mosquito”.  Esto quiere decir que el hereje moderno puede hacer teología de cualquier cosa y se detiene en muchos temas sin llegar a lo medular del Evangelio.  Me asombra que hoy, por ejemplo, varios teólogos centren sus estudios y reflexiones en la “ecología” pero contrariamente, ¡qué callados se les nota en temas de defensa de la vida humana frente a la ideología de género! (tan nociva para la humanidad); ¡qué callados frente a la lacra del aborto!  ¡Qué callados frente a la deformación de la institución familiar y del matrimonio!  Se guarda un vergonzoso silencio sobre lo importante pero se puede hablar y escribir de cualquier cosa, para ello: Muchos libros, conferencias, charlas, simposios, retiros.  Siendo así puedes toparte con creyentes y teólogos que te hablan de todo menos de Jesucristo.

-Promueve una fe católica sin Iglesia.  El hereje moderno suele defender su fe “católica” con las uñas, si es posible.  Pero no sabe qué significa pertenecer a La Iglesia Católica.  Tampoco sabe ni le interesa mucho estar en comunión con los legítimos pastores (El Papa, el Obispo diocesano, el Párroco, el Superior).  El hereje moderno anda por su lado, “por su cuenta”.  Puede también vivir una “fe católica paralela” a la Iglesia Católica (¡!).  Incluso no tiene reparos en irse en contra de los legítimos pastores, si es necesario. 
 
Estas características de la nueva herejía me vienen a la mente luego de conocer varios casos y cosas en el ambiente de fe.  Yo rezo para que este mal disminuya y por eso predico el Evangelio y la Fe de la Iglesia tal como ella lo entiende y transmite con toda autoridad.

Y ustedes, amigos, ¿qué piensan de esta nueva herejía?

1 comentario:

Joel Barzola dijo...

Excelente artículo, que ilustra la realidad de muchos de nosotros en nuestra Iglesia y que nos invita a reflexionar y amar mas a nuestro Dios bendito a través de su Santa Iglesia.