lunes, 11 de mayo de 2009

Alberto

Alberto, espero que en algún momento llegues a leer este sencillo artículo, ojalá tus ocupaciones te lo consientan.
Hace unos días nomás que tu nombre ha saltado a una palestra tristemente famosa, la de los escándalos propios de los medios de comunicación. Tu actitud se ha vuelto el motivo de discusión en ambientes sagrados y profanos. Confieso que ví tu programa de televisión sólo una o dos veces hace tiempo y a retazos. Sé que mucha gente te seguía en tus apariciones en los medios, muchos te estimaban -seguramente ahora también- y se fiaban plenamente de tus consejos y orientaciones. Por lo poco que pude conocer de tu labor evangelizadora y pastoral me dí cuenta de que eras un valor para la obra de Dios; me alegré bastante al saber que contaba con un hermano en el ministerio que fuera tan bien dotado para la comunicación y que tuviera tanto carisma para atraer almas a Jesucristo.
Hace unos días me enteré casi de paso de lo que estabas haciendo, del nuevo giro -para nosotros- que le habías dado a tu vida. He sufrido al ver lo que te pasaba, lo que habías decidido hacer con tu vida sacerdotal. He sufrido porque sé que no pocas personas se han visto de algún modo defraudadas de un padre Alberto que daba una imagen más limpia y transparente de su vida en el seguimiento de Jesucristo.
No te estoy condenando hermano, sólo te digo que muy posiblemente hubieras quedado mejor si te presentabas a tu obispo y le comunicabas tu actual decisión así, sin dañar la sensibilidad y la fe de tanta gente sencilla. Pero también te recuerdo hermano que tú decidiste libremente por la vida del ministerio sacerdotal según el rito católico latino y sabías bien todo lo que ella implicaba e implica, celibato incluído.
No me parecería honesto de tu parte que aprovecharas -como algún medio lo ha sostenido- de tu situación para reclamar a La Iglesia un cambio de parecer en el tema del celibato sacerdotal en occidente.
Muchas cosas se han dicho en los medios, bastante gente ha ganado buenos puntos de raiting con tu "noticia", muchos medios gráficos o televisivos han ganado más dinero con tu "destape". Se ha especulado mucho sobre tí y de paso nos ha caído, como Iglesia-institución, una serie de burlas y barro sobre el ministerio de muchos sacerdotes que no pensamos ni vivimos como tú actualmente has decidido pensar y vivir. Ya te puedes imaginar.
Yo puedo entenderte y comprenderte, soy confesor también. Sin embargo debo decirte que me ha chocado el verte y escucharte en aquella entrevista que concediste a un programa de Univisión. Digo que me ha impresionado negativamente porque allí te mostraste poco delicado y poco considerado, por no decir fresco, en las cosas que afirmaste. No te las voy a repetir, tu sabes bien lo que dijiste. Eso me afectó, te lo digo. Y si tú usaste ese medio tan famoso y visto yo sólo uso este muy modesto blog para expresarme a nombre de quienes deploramos tu actitud en ese entonces. Uno de nuestros obispos peruanos ha afirmado que te ha faltado un poquito de humildad, creo que no le falta razón, te digo lo mismo.
¿Sabes? Hay varias personas que nos están mirando ahora con compasión a los sacerdotes católicos a raíz de todo esto. A mí en lo personal me disgusta que me miren con compasión porque elegí a los 18 años de edad consagrarme a Jesucristo. No me siento un discapacitado ni emocional ni afectivamente, no me siento reprimido ni obligado al celibato sacerdotal. No sé tú cómo lo tomaste Alberto, pero yo me encontré con Jesucristo hace ya buen tiempo y me dí cuenta, en medio de mi personal limitación, de que Él podía llenar perfectamente mi corazón y mi natural vocación de amar y ser amado. No me siento medio hombre por ser célibe, ni me siento en inferioridad de condiciones por haber entregado mi capacidad de amar a Jesucristo. ¿Sabes Alberto? Me siento feliz de haberme consagrado a Él y a su Reino. No reclamo compasión ni rebajas en las "disciplinas eclesiásticas". Tampoco me creo un superhombre ni me creo superior a tí o a otros fallidos colegas. Sé que la consagración a Jesucristo siempre ha sido un terreno resbaladizo, más todavía si uno está muy expuesto a tantas cosas. Cada día me acerco a Él, Jesucristo, y le reafirmo con ilusión y esperanza, mi entrega juvenil. Sé que soy poca cosa y que llevo mi tesoro en vasija de barro, pero eso me hace amar más el don que me ha sido concedido de lo alto. Y si tú hoy dices a los cuatro vientos que no tienes por qué pedir perdón a nadie por amar a una mujer, yo te digo otra cosa: Que grito con orgullo y alegría mi consagración a Jesucristo, que no me siento menos por haberle entregado mi corazón a Dios, que en absoluto reclamo compasión a nadie por ser célibe o casto, que quisiera gritar a los cuatro vientos que Jesucristo es mi vida y es mi alegría, que Él es capaz de llenar el alma y el corazón de cualquier varón normal, que no considero el celibato ni la castidad un tema tabú sino un don que inmerecidamente he recibido y que me ha realizado como persona humana. Soy feliz con Jesucristo.
Alberto, estoy rezando por tí. Yo te recomiendo que comiences una nueva y diferente vida, creo que te ayudará bastante y a ver si -de paso- nos ayudas ante la andanada de ex-sacerdotes o sacerdotes-rebeldes que se apoyan en tu "drama" para irse en contra de lo que La Iglesia con legítima autoridad ha establecido para sus sacerdotes. Y tú ya te habrás dado cuenta de que esos fallidos colegas tienen una facilidad enorme para atraer cámaras y llenar páginas de periódicos y revistas, cosa que nunca o casi nunca tendremos oportunidad de hacer los sacerdotes que somos fieles y trabajamos en silencio sin reflectores ni titulares.
Alberto, voy a seguir rezando por tí.
Sólo te pido que vivas honradamente la vida, del modo que elijas, y que el Señor te acompañe.
Hasta luego.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Padre lo felicito por su valentia y coraje por defender lo que Ud. cree, es lamentable que se presenten estos casos dentro de la Iglesia, pero no por ello vamos a juzgar a todos los sacerdotes por igual, cada cual tendrá que dar cuenta de sus actos a Dios y tenemos que seguir defendiendo y amando nuestra Iglesia con todas las fallas que tenga, porque tambien hay sacerdotes buenos y honestos, como Ud. Además es verdad que Jesucristo es capaz de llenar el alma y el corazón no solo de un varon sino tambien de una mujer lo digo por que soy casada y desde que conocí a Jesucristo Él ha llendo toda mi vida sin extrañar nada.
Padre siga adelente con su misión y que el Señor lo bendiga siempre
LG

Hilda dijo...

Me parece muy atinada y oportuna la nota dirigida al (me siento incómoda decirle Padre)Padre Alberto, porque hay personas que aprovechan de estas cosas para meter a todos los sacerdotes en un mismo saco; y eso no debe ser así, tengo la dicha de conocer a varios sacerdotes que sí son dignos de llevar la sotana. Ojalá de alguna manera esa nota llegue a manos de quien corresponde y lo haga reaccionar.

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Una de las cosas que me ofende en mi sensibilidad sacerdotal es que Alberto siga apareciendo en varios programas de televisón y siga concediendo entrevistas alegremente y las use para deslizar ideas que por lo menos son una falta de respeto a la sensibilidad católica más sana.
A veces pienso que el demonio ha tenido bien trazado su plan en este sentido y qué pena por este fallido colega.
Igual, rezo por él, porque sí que necesita ayuda divina.
Hoy más que nunca se hace necesario que testimoniemos la posibilidad de una vida santa, que casi siempre no tiene tanta publicidad y que no suele hacer noticia, porque los santos no venden, cuestionan.

Anónimo dijo...

Padre le felicito por su testimonio de amor a Jesucristo, creo yo que ante este esacándlao la Iglesia no se debe callar debe reafirmar su posición, no debe tener miedo porque alguno es infiel. Creo que se debe contrarestar el mal respondiendo a la gente pues, Alberto concluye en sus entrevistas diciendo que se esforzó pero no pudo, osea que el hombre no puede ser fiel? eso es una idea totalmente errada creo que no estudió una sana antropologia; pues el hombre puede si deja que Dios le ayude, puede si se deja llevar solamente por la racionalidad, por la fidelidad a los compromisos asumidos; creo que sus comentarios están minando no sólo a la Iglesia sino también al mismo hombre al dacirle que no se puede ser fiel, creo que su antropologia es muy pesimista y estos temas la Iglesia lo tiene que dejar bien en claro, si quuiso ser fiel como dice, ¿Porque no puso los medios?. Que no nos engañe diciendo quise pero nopuede, si algo se quiere, se quiere no solo el fin sino también los medios ¿no es asi?
ARRIBA LOS ENAMORADOS DE CRISTO

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Gracias por tus palabra
Te invito e invito a todos a leer un interesante artículo de Beatríz Boza a raíz de este tema (enlace:http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/padre-alberto-conflictos-sociales/20090514/286338s.)
Este tema atañe también, como diceel artículo al que aludo, al valor que le damos a la plabra empeñada, a la fidelida misma a nuestros compromisos. Es verdad que el fallido colega tuvo que hber pusto los medios necesarios para su propia fidelidad sacerdotal, la excusa del "no pude" es por lo menos infantil.
Ojalá él deje de exhibirse y reflexione más.

Aby dijo...

Padre, realmente voces asi se deben expandir , voces firmes , pero misericordiosas a la vez gracias por su testimonio

Anónimo dijo...

Mi Nombre es Sofia, tengo 22 años vivo en Centro America, y la noticia del padre Alberto al igual que a todos ustedes me afecto, y no porque El aya decidido amar a una mujer, claro que no, sino por el no respetar a la iglesia, ya que si el queria tener otra vida fuera de la iglesia creo al igual que el padre Israel Martínez que El Padre Alberto debio en primer lugar dejar sus votos y asi poder hacer su vida libremente, porque lo que yo veo es lo mismo que dice el padre Israel, que este escandalo simplemente ha servido de burla hacia la iglesia catolica, y esto me duele mucho, porque yo crei que en verdad existian HOMBRES HUMILDES DE CORAZON, como mi señor Jesus, pero tristemente el padre Alberto me ha decepcionado, y llore cuando supe lo ocurrido, porque Jesus nos dejo una iglesia humilde de amor la cual deposito en manos de HOMBRES HUMILDES, y yo se nadie es perfecto pero no es una excusa para fallar como ser humano ante los demas. Alguien me dijo: no debes juzgar a los demas y es verdad, mas si podemos aprender de sus errores y de los propios para ser me jores y humildes como lo fue mi Señor JESUS. Y con respecto a lo escrito por el padre Israel Martínez lo apoyo en todo sentido, y me uno a el en oración para que el padre Alberto se de cuenta de sus faltas las que repito no han sido por amar a una mujer sino por faltarle el respeto a la iglesia a la que un dia juro amar a Dios sobre todas las cosas.
Que Dios le bendiga y le haga reflexionar.

Anónimo dijo...

Creo que está claro, que el primer Papa, Pedro era casado y también muchos de los apostoles.

Felicito al P.Alberto por su entrevista y valentía de decir las cosas claras y no callar como muchos sacerdotes con parejas e hijos lo hacen.

Hace poco me encontré con un Obispo del Perú, con sus dos hijos y su esposa...claro nadie lo sabe...lo mantiene oculto y sigue ejerciendo..

Todo estos "escandalos" son consecuencia de la Iglesia Catolica, por no permitir que los sacerdotes puedan casarse.

Hay mucho de que hablar...pero les dire que llegará el día que la Iglesia Católica aceptará los sacerdotes casados...

Me imagino que este sacerdote que escribio en este blog debe ser muy joven...o tiene poca experiencia porque su criterio muy poetico.

Bueno, cada uno con su manera de pensar y sus creencias.

Anónimo dijo...

Jeje...ya se que no lo publicaras...seguro..para no crear mas escandalo....asi no se vale...el verdadero blogero no monitorea sus mensajes ....espero no falte la libertad de expresión en este blog...por ser católico debería serlo...

Anónimo dijo...

Muy completa su nota Padre.Sólo me gustaría poder preguntarle al ex-Padre Alberto, cuánto le pagaron por esas entrevistas?, estará muy necesitado para aprovecharse de la Iglesia y su Ministerio, seguro que necesita dinero para su nueva forma de vida, pues no pretenderá seguir viviendo de la Iglesia?. Mejor hubiera elegido ser Pastor.

Rosa dijo...

Gracias Padre Israel por su reflexión siempre atinada y sensata sobre este tema que ha remecido ha nuestra Iglesia. Viene a mi mente y a mi corazón recordar lo que una vez nos dijo en un retiro: Que nunca la fe verdadera ha sido fe de mayorías sino de minorías y que por más que muchas personas digan que la santidad es una hipocresía, si hay uno o dos que logran dar la medida, eso basta para saber:
1ºQue sí se puede, 2ºQue la gracia de Dios hace posible eso y 3ºQue Dios está aquí.

Y yo le doy gracias a Dios de haber conocido y seguir conociendo sacerdotes como usted que se esfuerzan por dar con esta medida y que luchan por su santidad día y a día para así mantenerse fieles a Dios.
Y esto también va para todos nosotros que tenemos la gran responsabilidad de llevar una vida coherente y ser fieles a Dios en el estado en el que hemos elegido servirle, ya sea en la vida consagrada, en el matrimonio, etc.
Asimismo, oremos unos por otros para no caer en tentación.

Dios lo bendiga mucho Padre Israel y nuestra madre María lo acompañe siempre.

Rosa Tuesta Soria
Comunidad Santa María

Anónimo dijo...

hola Padre Israel ,su comentario ha sido muy acertado,Doy gracias a Dios por su consagracion sacerdotal siga difundiendo por me
Blogger ,la alegria de ser solo para Jesus que El señor lo bendiga y nuestra madre santisima cuide siempre de su vocacion.

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Para nuestro lector que asegura que yo no iba a publicar sus palabras (que no acabo de entender, me disculpas...), pues ya lo ves: las he publicado, para que veas que hay libertad de expresión en este blog, no me asusta.
Y la otra vez te recomiendo que te expliques mejor y que por lo menos dejes un seudónimo si te cuesta tanto poner tu nombre a tu propia opinión.

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Para nuestro "otro" anónimo que alude a que el primer Papa fue casado: sí, es cierto.
Amigo "anónimo", no sé si seas seglar o clérigo, pero no me convence tu emotiva postura de que porque el primer Papa fue casado entonces la Iglesia tendrá que volver "algún día" a tener clero casado. Para tu información, el clero católico de oriente (no ortodoxo, eh?) sí es casado en su mayoría.
Otra cosa: gracias por decir que soy muy joven y que no tengo experiencia y por calificarme de "poético".
Bueno, si le dices poesía a hablar de Jesucristo y del amor exlusivo a él, pues qué pena por tí, porque te pierdes lo mejor de la fe, quizá para tí sea más práctico hablar de "ecología" o de compromiso social o de imágenes religiosas, allá tú que así estarías eligiendo quedarte con las cáscaras de una fe vacía.
Por otro lado, para tu información, debo decirte que he sido trece años formador de futuros religiosos y sacerdotes y sé perfectamente de lo que hablo porque mis fuentes de información no son "lo que se dice" ni aquel obispo concubinario, sino la experiencia de quien ha tenido continuo contacto con jóvenes y ancianos para los cuales la "disciplina" del celibato poco o nada les ha traumado.
Si quieres conversar más del tema, te invito a que me escribas al correo que aparece en este blog, ánimo y paz para tí.
Y para otra vez, te sugiero que seas más tolerante y respetuoso con los que piensan diametralmente distinto de tí.
Gracias.

Evelyn dijo...

P. Israel, me ha sorprendido encontrar un blog tan abierto y sobretodo tan lleno de Dios, le agradezco su manera de compartir las cosas de Dios.

Yo soy una joven de 25 años, que ha optado después de una vida común y corriente, a tener una vida de entrega a Dios, obtando por el celibato y la castidad hasta antes del matrimonio o hasta lo que Dios decida para mi, con esto quiero compartirles mi experiencia a aquellas personas que equivocadamente creen que el celibato y castidad es cosa imposible o de "locos", SI SE PUEDE, mantener un compromiso con DIOS si verdaderamente LO AMAS, Dios nos deja libres, así como dejo libre al Padre Alberto, y depende unicamente de nosotros la opción de entregarle a Dios nuestro corazón.

Yo también me uno a los sentimientos del P. Israel, AMO A DIOS, con todas mis fuerzas, que son tan pocas comparadas a la DIOS, AMO A MI IGLESIA, MIS SACRAMENTOS y me siento privilegiada, de todas las duras pruebas que el Señor me ha hecho pasar para poder sentir este AMOR tan grade por EL.

Dios mío estoy enamorada de Ti, y si algún joven lee lo que escribo, le DOY FE, con mi vida y con la ayuda de Dios, TODO absolutamente TODO es posible.

Señor Jesús, bendice a todos los sacerdotes y religiosas, y concede el aumento de vocaciones para el crecimiento de tu Reino. AMEN.

Evelyn Aguayo

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Gracias Evelyn, testimonios como el tuyo vale la pena de conocerse y ser difundidos.
Así se comprueba que el testimonio del celibato y la castidad son cosas de Dios, dones y regalos a los que hay que corresponder con una vida a la altura de las circunstancias.
Gracias Evelyn, Dios te guarde siempre y qué bueno que de ese modo sencillo contribuyas a la santidad de la Iglesia.
Bendiciones para tí.

David Blaquiviel Parra Huaynates dijo...

Muy estimado padre Isralel, estoy convencido de que pocos agentes de nuestra Iglesia, han sabido "tratar" el caso particular de Alberto, como Ud. lo hizo mediante este medio. Porque como Ud. sabe, nuestro hermano Alberto, hoy cuenta con un gran número de auspisiadores oportunistas o suscriptores por un lado, y por el otro de detractores iracundos e impacientes.
Lo felicito, porque su reflexión refleja lo que la Iglesia busca de sus ministros. sabiendo que la misma Iglesia es un medio, medio para la comunión, encuentro con nuestro Señor, o salvación del hombre. Jesús, es en este caso el punto del equilibrio sano, recto y más conveniente, como para no condenar ni aplaudir, a un hecho tan particular como el que nos ocupa.
Sabemos, los que nos dedicamos a teología y filosofía, que la Iglesia no es fin en sí misma, sino que es medio para la plenitud del hombre, en efecto, el fin es Dios, Jesús y la comunión con El.
Entonces, tratando el caso de nuestro hermano Alberto, Ud. ha sabido aclararle que sí, ha usado medios bastante altisonantes y vistosos para "justificar" su situación de actual irregularidad, sabiendo que cualquier cosa que diga un lider como el, va a traer consecuencias y lo ha conseguido. Porque se ha polemizado el tema del celibato y lo tratan todos, pero hay que aclarar que "TODOS", no entienden, no estan enterados, ni son los más prepardos e indicados para debatir, sobre el presente caso...
Bueno, sólo le renuevo mi adhesión con su comentario, reiterándole que si la Iglesia es medio, el caso de Alberto, se debe de tratar desde la persona de Jesús, porque el celibato no es una "opresión inventada por la Iglesia institución" sino que es lo que la tradición ha testimoniado como el estado, de mejor realización del ministro para bien de los hombres.
Para concluir, me uno a su plegaria por Alberto y por los ministros que atraviezan por momentos de dificultad en el ejercicio del mismo...
Unidos en la oración.

David Blaquiviel PARRA HUAYNATES
FTPCL
blaquiviel3000@hotmail.com

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Gracias mi querido David, valoro mucho tu reflexión, tan garantizada por tu saber teológico que conozco. Me alegra saber algo de tí.
Bueno, el tema es claro, creo que en el fondo de todo esto se debate nuestra fe en el poder de la gracia y en la posibilidad de vivir con todo el corazón y con toda el alma para Dios.
Un abrazo, Dios te guarde.

Antonia dijo...

hola!!, hace unos dias leí y escribi un comentario al respecto, pero creo que no supe como se envia, espero que ahora si tenga surte, P. Israel le mando muchos saludos!!!
María Antonia Báez Martínez
Veracruz, México
mabama41@gmail.com

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Gracias María Antonia, lo mismo agradezco muy de corazón a Rosita y Sofía, que han dejado sus comentarios sobre este artículo, que el Señor les colme de bendiciones.

alfonso alanoca dijo...

PADRE ISRAEL lo felicito por ser tan claro y honesto con nosotros los que creemos que hay esperanza en este mundo lleno de tanta gente que solo buscan las cosas faciles y sobre todo malas que no nos dan la felicidad plena que es la de seguir al unico que nos ha fallado y nos fallara nunca que es nuestro Señor Jesucristo.
que Dios lo siga bendiciendo y San Jose lo fortalezca siempre Gracias por seguir ayudandonos a MIla y a mi

CONVENTO DESCALZAS dijo...

esta muy bien padre su comentario..

GAMBINI MONCADA dijo...

Lo que mas pena me da de todo esto no es que el P. alberto haya optado por la Iglesia Anglicana, sino lo que conlleva todo esto, osea la perdida de fe para muchas de la iglesia católica y la perdida de fe a los sacerdotes. Es sencillo pero es algo que se nota.
Que bueno que exista personas como usted que sepa amar a Cristo, y utilizar este medio para hacerlo crecer mas. FELICITACIONES P. ISRAEL.