sábado, 3 de enero de 2009

Cuando la mejor defensa es el mal común

En estos últimos años se ha puesto de moda en la televisión de varios países una serie de programas que tienen el "entretenido" objetivo de sacar a la luz la miseria humana y utilizarla para emitir juicios morales o de algún modo dejar establecido que todo es una hipocresía y que por ello la principal norma de conducta sería no comprometerse en nada o hacer lo que a uno le venga en gana pero sin ser notado jamás.
Para los que somos del Perú nos resultan tristemente célebres las urracas, los baylis, las lauras y los betos, entre otros. Pero lo más triste es que hayan suficientes personas que los vean , los amen, los veneren, los defiendan y sean tan hambrientos de recibir como alimento exquisito toda aquella serie de trapos sucios y malolientes que les reparten en su pestilente menú. y es más increíble que haya tanta gente dispuesta a considerar nuevos pontífices a quienes se encargan de sacar a la luz toda la trapacería y mentira en la que algunos humanos "afamados" se encuentran enfangados y en la que parecen retozar tan a gusto.
¿Será posible que el morbo por ver la intimidad sucia y degradante haya crecido tanto en nuestra sociedad que estos programas -y otros- a los que aludimos sean los más vistos, los más rankeados y por ello mismo, sean los que más réditos producen a las televisoras y a sus infelices conductores?
¿Será posible que el mejor, quizá el único entretenimiento, para muchos hogares sea el ver cada noche -o cada que se les antoje a las televisoras de turno- el nuevo chisme, el nuevo "destape", el nuevo "ampay" que de algún modo deje tranquila la conciencia de los televidentes al ver que si "los grandes" de este mundo hacen "eso" es que también nosotros estamos por buen camino aunque a nosotros nunca nos ampayen? ... Mal común, consuelo de tontos.
Es el enigma del fracasado, el enigma de quien hace tiempo ha traicionado su conciencia y que busca calmar esa voz interna diciéndole: "Mira, nadie puede ser bueno ni recto, ¿ya ves? ¿ya ves que no es posible?" "todos estamos encharcados" "la honestidad es una hipocresía" "ser moral es imposible"
¿Será que en una sociedad mediocre de alma la mayor diversión sea el comprobar que nadie nos puede superar en virtud ni en bondad ni en rectitud?
¿Será posible que a ese desfile grotesco de porquerías humanas se le considere dentro de la libertad de expresión? ¿Es libertad? ¿Es expresión? ¿De qué?
Varias personas defienden este tipo de programas-basura con el ingenuo argumento de que "esa es la realidad" en que vivimos. Tengo en lo personal mis fuertes reservas sobre ello. Que sea la realidad de un barrio o de un grupo de gente que hace tiempo se ha traicionado a sí misma puede ser, pero no quiere decir que sea esa toda la realidad.
De tanto mirar el fango acaba uno enfangado, de tanto mirar el lodo acaba uno enlodado, de tanto estar metido entre la basura acaba uno por lo menos apestando.
Pan y circo, era la estrategia de los gobernantes romanos en sus épocas más degradadas. Ahora, los nuevos y verdaderos gobernantes (los dueños de las televisoras y medios de comunicación influyentes) nos meten por las narices el circo de cada día mientras que los aparentes gobernantes (los políticos y parecidos) nos regalan panes y parecidos para estar contentos. Diversión segura, "cultura" del chisme y de la mediocridad aseguradas e inoculadas ya desde los primeros años de vida.
El pensamiento fuerte del mediocre: Si yo no he podido ser bueno ni recto, tú tampoco podrás porque yo te descubriré y te acusaré, te lo echaré en cara ya verás...
¿Se acuerdan Uds. de quién es esa lógica?
Les doy dos pistas para que lo averigüen:
1. Está ya condenado, pero anda suelto por ahora...
2. Por lo visto, tiene varios seguidores, aunque bien solapados...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Padre
Yo creo que la bondad y la rectitud de corazón todavía se puede encontrar en muchas personas,a pesar de todo lo que nos pueda poner la televisión todavia existe la bondad, el amor, la sinceridad, gracias a Dios aun existe gente así con un corazón grande y generoso,y a pesar de las cosas negativas que podamos ver en esta vida no todo es malo, pero siempre hay que estar despiertos. gracias Padre por estos bellos artículos que nos hacen crecer cada día. ah y el de la lógica creo que es satanas estoy en lo cierto o no?

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

Gracias.
Es verdad, existe la bondad y existe gente muy buena que da un respiro a nuestras almas. Este artículo es un reclamo a no dejarnos "embarrar" por quienes tienen como deporte favorito el chisme, la calumnia y cosas parecidas y a eso le llaman "Libertad de expresión"
El tipo al que aludimos es aquel, no te quivocaste.
Dios te guarde.