domingo, 2 de noviembre de 2008

"Reciban mi saludo clasista y combativo" (Ideologías, 1ra parte)

A raíz de lo que en estos últimos días me ha tocado vivir, en esta oportunidad quiero referirme al tema de algunas ideologías políticas que subyacen en varios de nuestros países latinoamericanos y que mantienen cautivos a miles de hermanos nuestros.
El título de este artículo de inmediato nos remite a una ideología que según la clasificación clásica es "de izquierdas" y que está muy presente entre nuestro campesinado y algunas elites en nuestras grandes urbes.
Hablando de lo que es una herejía -en el ámbito teológico- alguien no dudo en definirla así: "Es una verdad que se ha vuelto loca". ¿Qué podríamos decir de lo que es una ideología? Para hacer un parangón a la anterior definición yo podría decir que una ideología es una verdad que se ha vuelto paranoica o que tiene personalidad bipolar.
Una de las cosas que me llama profundamente la atención es la actitud paranoide en la que por ejemplo pueden caer los cautivos de ideologías "de izquierdas". Definitivamente no creerán en nada de lo que les digan otros que no piensen como ellos. Definitivamente creerán tener enemigos por todos lados, se juntarán como una piña para 'defenderse' del enemigo que les cerca, se sentirán perseguidos, asediados, intimidados, acorralados...
Yo no sé si todos los cautivos de ideologías de izquierdas sepan lo que dijo Hegel acerca de la necesidad de la dialéctica y de que esta fue la base para entender luego el pensamiento de Marx, por lo menos con relación a la lucha de clases. Sin embargo los que en nuestros países andinos se toman en serio sus ideologías "clasistas" dan por descontada la necesidad de una contraposición precisamente entre clases sociales.
¿Y qué pasa cuando -en nuestros países andinos- no pocos de los que educan a las jóvenes generaciones sufren de esta paranoia ideológica? Seguramente transmitirán sus presupuestos a los más jóvenes y más tarde ellos también verán como enemigo a todo aquel que no sea de su "clase. Y entonces serán "clasistas y combativos". Pero cuando ellos y sus maestros progresen un poco se convertirán muy seguramente en "clasistas caviar", es decir: tendrán una mano empuñada en sus "plataformas de lucha" y con la otra sostendrán sus celulares y sus comodidades capitalistas que en el fondo les atraen desmedidamente.
¡Qué engañoso es el mundo de las ideologías humanas!
¡Cuánto retraso traen en nuestros pueblos de latinoamérica!
Yo apuesto por el Evangelio de Jesucristo, que definitivamente está muy por encima de cualquier ideología, del color que sea, roja o estrellada, azul o con franjas rojas.
Si una ideología es una verdad paranoide, El Evangelio es La Verdad para todos.
Ustedes, ¿qué dicen?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Dios ha deseado tener libres colaboradores, en la construcción de su Reino. Este mirar al cielo sin perder pie en la tierra ha de formar al cristiano en el conocimiento de los principios morales que proclamó Cristo y ue ahora enseña la Iglesia acerca de la convivencia humana en todos los niveles, en todas las oraganizaciones o instituciones creadas para su perfeccionamiento y el de los demás.
Creo que nos toca comprometernos aún más en la trasmición del Evangelio de Jesucristo sea de palabra como de vida. Y así esta generación tendrá la opción de conocer la VERDAD y apostarlo todo para la construcción del Reino de Dios, de una sociedad fraterna donde reine la santidad, la gracia, la justicia, el amor y la paz.
"LS"

Anónimo dijo...

Padre pienso que es verdad que el evangelio es la unica verdad y la luz de todos pero justamente por falta de información y desconocimiento del evangelio es que mucha gente se entrega a esas ideologias isquierdistas que segun ellos buscan la igualdad para todos pero que en el fondo los líderes en lo unico que piensan es en sus propios intereses.

Anónimo dijo...

Soy muy mayor, pero la clasificacin de "izquierdas " y "derechas", me parece ya un poco pasada de moda. Quizá sòlo en la forma, porque en el fondo, no tanto.
Tengo alguna experiencia que he vivido de cerca: grupos muy "progres" formados por jóvenes de familias acomodadas, a loa que no les ha faltado de nada, han hecho sus estudios universitarios ... y han clamado contra la injusticia que sufre la clase obrera ...¡ Adalides de la izquierda.!
Luego han encontrado puesto en la sociedad y son, muchos de ellos, empresarios, altos cargos en la industria ó en la politica... y ahora, oprimen al obrero, no aceptan al inmigrante, desconocen los derechos humanos y los pisotean .
Qué idiologia tenian de jovenes, y cual es la que tienen ahora ...?
Como verá. Padre Israel, son temas difÍciles de tocar ahora. Pero gracias por darnos oportunidad de decir algo, y hacernos pensar.

MARIA CONSUELO

P. Israel Martínez, O.S.J. dijo...

No hay duda de que han existido -y existen- grandes personalidades -pocas- que son coherentes con lo que creen, que hacen de sus sistemas de ideas medios para hacer el bien a muchos y se mantienen en sus principios toda la vida. Sin embargo, por lo general, los seguidores de ciertas ideologìas políticas acaban siendo aquello que combatìan y acaban viviendo al estilo de quienes consideran sus rivales polìticos. Consuelo afirma que la clasificaciòn "de izquierdas" es ya pasada de moda y en cierto modo tiene razòn. Y es que cuando vivimos en un mundo en el que en verdad la mayor ideologìa es el egoìsmo las demàs ideologìas políticas "de izquierda" suenan a broma de mal gusto.

Anónimo dijo...

Padre: la inconsistencie e incohrencia entre lo que se piensa y lo que se hace, entre lo que se predica y lo que se hace es muy grande y en todos los ámbitos. Que suceda en las ideologías no me parece grave, pero si que ocurra en cuanto a la religión. El sincretismo es el principal escollo en la práctica de una verdadera fe como el cristianimo.Por otro lado, también es "clasista" esa pseudo educación que se brinda en tanto colegio católico,cuando el alumno aprende más viendo cómo sus padres y autoridades educativas dicen amar a Dios pero explotan a sus trabajadores. Eso está para cambiar.

P. Israel dijo...

Hola amigo Anónimo. Me da la impresión de que eres el mismo de la vez pasada, por los términos que empleas y por el tema redundante -que dicho sea de paso no me aclaraste lo que te pregunté en aquella oportunidad-.
Injusticia hay en todos lados y a todo nivel, como también es injusticia cuando uno no sabe ciertas cosas y emite un juicio temerario sobre una realidad.
Muchas veces ciertos adalides de la justicia y de la verdad son los primeros que mancillan la verdad cometen la injusticia.