jueves, 9 de octubre de 2008

¿Adiós debates e intercambio?

Estoy muy agradecido con todas las personas que se han dado un tiempo para hacer los "retornos", los "ecos" sobre lo que en este modesto blog vamos escribiendo y compartiendo. Es bueno para alguien que escribe recibir esas palabras que no necesariamente deben ser cumplidos, felicitaciones o "franeleos" sino que incluso en medio de su desacuerdo nos van diciendo cómo vamos y si nuestra velocidad de camino es buena, si caminamos bien.
Sin embargo me extraña mucho el hecho de que la proporción entre el número de lectores que recibe este blog cotidianamente y el número de comentarios sea muy desigual, hasta abismalmente distante. En otras palabras: me sorprende encontrar tan pocos retornos (a favor o en contra, igual da) a nuestros artículos.
Pensando en esta situación me puse a esbozar algunas explicaciones, una de ellas es la que me ha dejado más "preocupado" por decirlo así. Es ésta: ¿Será que en este tiempo de tanto pluralismo y "mente abierta", en donde cada quien tiene "su" verdad, ya no hay campo para el debate serio e interesante? Y si ya no hay espacio para debatir, ¿será entonces que ya no tendremos progreso de ideas? Porque despues de todo, en un clima y tiempo tan "pluralista" como el nuestro ya se ve muy mal a quien comienza un debate (el relativismo es un dogmatismo con cara moderna que ordena la renuncia total a la autocrítica). Porque no hay nada que haga temblar más a un individuo relativista que la idea de debatir con otro sus propias posturas.
¿Será saludable renunciar a debatir? ¿Es saludable y razonable renunciar al intercambio de ideas serias? ¿No será acaso que en verdad las posturas relativistas y pluralistas de moda que acaparan las mentes de muchas personas no son capaces de resistir el mínimo debate y que por ello se prefiere el silencio con el autoengaño de "yo soy muy respetuoso de las ideas ajenas"? (Es curiosa la actitud del relativismo actual que se jacta de dar espacios para el diálogo pero que cuando ve que alguien piensa distinto no le permite expresarse, en realidad el relativismo sólo acepta a quienes piensan como él, pero le teme a quien tiene una palabra distinta... no es muy coherente)
PARA SER DIFERENTES quiere ser una ventana abierta al diálogo serio y desde la honradez que nos da Jesucristo. Queremos ser un espacio para pensar y hacer pensar desde La Verdad: Jesucristo. En varias oportunidades hemos lanzado artículos y temas con el indisimulable propósito de desatar un sano debate e intercambio de ideas, sin embargo casi siempre nos hemos topado con la desagradable salida de quienes optan por quedarse en silencio y quizá hasta satanicen la misma palabra "debate".
Soy un convencido de que el debate serio y alturado hace posible el avance en el conocimiento de la verdad. Se supone que tanto el pluralismo como la mentalidad relativista de moda deberían acercarnos más a la verdad pero por lo visto ambas constituyen una acrítica, increiblemente dogmática y obtusa renuncia a una confrontación saludable que seguramente les descubriría sus desconexiones lógicas y sus contradicciones de fondo. Porque muy en el fondo la mentalidad aquella que hoy absorbemos es nada menos que un nuevo e indiscutible dogmatismo, el más feroz y el más letal, porque consiste en la renuncia a la autocrítica.
Y por otra parte, esa mentalidad que produce ese sordomudismo relativista se encuentra frente a frente con la actitud desconfiada o temerosa de no pocos creyentes que se resisten -¿por qué?- a combinar fe y razón y a razonar la propia fe para mostrarla razonablemente al mundo.
PARA SER DIFERENTES quiere ser una motivación constante a pensar nuestra fe, o nuestra actitud de fe en la vida práctica. Ayúdennos a lograr esta aportación siempre saludable para todas las personas de buena voluntad. Sé que tanto Mario Mena como Mercedes Da Rosa concuerdan conmigo en esta invitación que lanzo a Uds.
Que el Señor nos ilumine y nos haga caminar.
Bienvenidos todos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Padre: de repente solo se trata de no saber manejar estos elementos. No tienen idea de cómo enviar un comentario.Puede deberse a la edad (sin ofender) de sus lectores. Sabemos que los niños ahora nacen con el taclado bajo el brazo, pero para los de generaciones anteriores a veces resulta complicado.

Meteoro dijo...

Estimado Padre Israel, pienso que una de las principales razones por las cuales la gente no escribe se basa en el hecho de querer evitar la fatiga, es decir tienen flojera hacerlo, la otra es porque no hay costumbre ya que no mucha gente está familiarizada con esto del debate por internet a través de los blogs, al ser una herramienta que recién se está popularizando (aunque hayan sectores que la utilizen desde hace años)tomará su tiempo para ser utilizada en su real dimensión. Por lo cual le pido que no se desanime, en mi caso particular recièn me animo a utilizar las herramientas que la tecnología me brinda actualmente a través de la internet. Asi que me apunto desde ahora a debatir cuando haya que hacerlo con los temas que proponga. Déjeme leer sus demás artículos. Ah y con respecto al relativismo creo que es una tontería. Había un sacerdote salesiano que nos enseñó en el colegio que "la verdad no es democrática" asi que no importa que haya gente obstinada que no quiera aceptar LA VERDAD. Lo Felicito de Corazón.

Anónimo dijo...

No, yo no creo querido P.Israel que esta falta de respuesta a sus temas, sea en la mayoria de los casos, ìndice de una cerrazón grande al diálogo serio sobre temas serios... Yo creo que más bien refleja "la comodidad" en que vivimos. Y hacer un comentario,después de haber leido su artículo, requiere volver sobre él una ó mas veces, y "pararse" a repensar lo que su simple lectura le sugirió.
Me uno a esa semi promesa que hace "meteoro", y yo tambien, como en otros tiempos, voy leer despacio, cada semana, lo que pienso y opino sobre lo escrito por Vd., y le ruego, P.Israel, que siga mandándonos puntos de reflexión, que buena falta nos hacen
Gracias, y todo mi cariño
MARIA CONSUELO

P. Israel dijo...

Gracias amigos, creo que esas razones que exponen son muy razonables. Pues, "para ser diferentes" siempre estará abierto a cualquier diálogo e intercambio de ideas. Que el señor les guarde y bendiga.